Síndrome de excitación sexual persistente

¿Qué es el síndrome de excitación sexual persistente?


El síndrome de excitación sexual persistente provoca en las personas episodios de excitación genital y orgasmo cuando no están estimuladas o “echando pasión”. Se sabe poco de este síndrome que se dio a conocer en 2001, y que desde 2003 es considerado una disfunción sexual.

A continuación, te explicamos por qué para quien lo padece resulta una pesadilla, pues afecta su vida de manera grave.


¿En qué consiste el síndrome de excitación sexual persistente?


Imagina que vas en el transporte público y, de la nada, te excitas a nivel industrial; estás a punto de tener un megaorgasmo, pero como es demasiado intenso, no puedes contenerlo y das un grito de placer…

De primer momento se podría pensar: “¡Wow, que chabocho tener orgasmos de la nada!”. Pero, que todo lo anterior se repita una y otra vez, que te pase en el trabajo, escuela o reunión familiar, y no puedas hacer nada para controlarlo, ya no es tan cómodo ni placentero que digamos.

Otro tipo de sensaciones que se pueden presentar con este síndrome son:

• Zumbido de oídos
• Espasmos
• Ardor
• Comezón o dolor en genitales u otras zonas del cuerpo

El Síndrome de excitación sexual persistente se caracteriza por la alta cantidad de orgasmos

¿A quién afecta?


En el mundo se tienen registrados al menos unos mil casos del síndrome de excitación sexual persistente que, de acuerdo con las estadísticas, afecta más a las mujeres. Una de ellas es Michelle Thompson, una chica británica que afirma tener hasta 300 orgasmos al día. Ella supo que padecía esta condición por un documental que miraba en televisión; gracias a él se dio cuenta de que no era normal, acudió al médico y meses después fue diagnosticada.

En hombres se conoce el caso del estadounidense Dale Decker, de 37 años. En 2012 desarrolló este trastorno al sufrir una caída que le desvió una vértebra. A partir de ese evento ha llegado a experimentar ¡100 orgasmos en un día! Según comentó en una entrevista.

Los investigadores creen que esta enfermedad puede deberse a un problema en las terminaciones nerviosas, un desorden hormonal o a un problema en el sistema circulatorio de la pelvis.

¿Cuáles son los síntomas síndrome de la excitación sexual persistente?


Quien padece este síndrome experimenta una constante e intensa excitación sexual, que puede llegar a ser dolorosa. Esta sensación se manifiesta algunas veces al día o todo el tiempo. El orgasmo es el “alivio” a la excitación, pero solo es cuestión de horas o minutos para que los síntomas regresen; se convierte en una terrible pesadilla. Los orgasmos son una gran sensación, pero cuando se originan a cada momento y sin aparente causa, se pierde esa magia, ¿no crees?
No existe un tratamiento para el síndrome de la excitación sexual persistente. La terapia sexual combinada con la psicoterapia cognitivo-conductual podría dar algunos resultados favorables, de acuerdo con los expertos en el tema. Cabe aclarar que este padecimiento no tiene relación con la hipersexualidad, conocida como ninfomanía o satiriasis.

Te invitamos a seguir leyendo en simicondon.com, donde te brindamos información para llevar una vida sexual sana.
La terapia sexual combinada con la psicoterapia cognitivo-conductual podría dar algunos resultados